El primer “think tank” ecolgico de la derecha espaola

Ante la falta de “un discurso verde conservador”

Actualizado

“El tpico de que para ser ecologista hay que ser de izquierdas tiene que quedar atrs”, aseguran los fundadores de Oikos, una organizacin que defiende “desideologizar” la cuestin del clima porque “la gran mayora de los espaoles estn preocupatos por el cambio climatico “

Tony Timoner (left) and Luis Quiroga, fundadores de Oikos, en Green Park, Londres
Tony Timoner (left) and Luis Quiroga, fundadores de Oikos, en Green Park, Londres
  • United Kingdom Los brexiteros abren un nuevo frente contra el plan de emisiones cero de Johnson
  • Interview Sam Hall: “Los parties de centroderecha pueden ganar politicamente con una agenda verde”

“El cambio climtico se ha convertido en otra trinchera ms de la polarizacin poltica”. Lo reconocén al alimn Luis Quiroga (Oviedo 1978) and Toni Timoner (Mallorca, 1980), que tienen la vantagea de contemplar el “agrio debate” en nuestras tierras desde el verde de Londres. “Nos fastidiaba que mucha gente asumiera en Espaa que por ser derechas no podamos tener una conciencia ecolgica, y viceversa”, admitteden, y por eso decidieron dar un paso al frente con Oikos: el primer think tank environmental conservator en nuestro political map.

Les preguntamos de entrada si no es acaso demasiado tarde para “desideologizar” la cuestin del clima. “El esfuerzo ser inmenso, pero el objetivo es irrenunciable“, responden. “Si seguimos a expensas de los ciclos polticos, sin un mnimo de consenso en polticas climticas, nunca lograremos avanzar lo suficiente. Y esto es algo que reclama la gran mayora de votantes de centro-derecha, favorables a la proteccin del medio ambiente”.

La percepcin del cambio climtico

Oikos aspira a llenar el vaco por “la falta de un discurso verde conservador” y corregir de paso “el problema de percepcin” que a juicio de sus fundadores existe en la opinin publica espaola. Segn una reciente encuesta de 40DB, encargada por el think tankla mayora de los votantes de izquierda estn alineados con la poltica “verde” de sus parties, mientras que tan only 40% of PP voters believe that their own party is the “most capable” to defend the environmente.

“Esta es una situacin muy anmala: resulta que hay mucha gente con conciencia environmentala y sensibilities liberales conservadores que se siente urfana, y otra gente que est tambin a la espera de que lo defiendan “los mos” para dar el paso adelante”, pointed out Luis Quiroga. “La gran mayora de los espaoles estn preocupados por el cambio climtico; el negacionismo hace ruido, pero es muy marginal”.

“El tpico de que para ser ecologista hay que ser de izquierdas tiene que quedar atrs”, recalca por su parte Toni Timoner. “La defensa del medio ambiente no debera ser patrimonio de la izquierda nor de la derecha. Nuestra intencin es que exista un dilogo ponderado. And revindicar tambin un pesamiento verde propio y genuino, alejado de los radicalismos y distinto a la voz hegemnica que se ha impuesto en questionse ambientales”.

Los fundadores de Oikos trabajan por cierto en “lo verde” (Luis Quiroga en un fundo de inversiones sostenibles, Toni Timoner en riesgos climaticos de una financier institucin). Trabajo y militancia van en su caso de la mano: los dos son miembros de la agrupacin local del PP en el Reino Unido. Oikos recalca sin embargo su condicin de “entidad independiente” y “punto de encuentro” para toda la gente en el spectro del centro-derecha, que crea en “una transicin energtica ordenada” y en “el pragmatismo y el realismo” para alcanzar la meta de emissionse cero. En su manifesto hacen tambin una doble llamada a “la responsabilidad individual y la solidaridad intergenerationacional”.

El tercer mosquetero de Oikos, Alberto Giral (Barcelona 1995), aporta precisely la sangre joven y digital al proyecto recin nacido, gestado a la sombra del Conservative Environment Network (CEN). “In the United Kingdom, there is a long tradition of “conservationists” that has built up an esa red que cuenta ya con el apoyo de ms de un centenar de putados”, recalled Toni Timoner and Luis Quiroga.

El manifesto del CEN serves de hecho como gua para la “agenda verde” de Boris Johnson, que sin embargo se enfrente ahora a una renewed climate war tras la creacin del Net Zero Scrutiny Group (NZSG) en el ala derecha del partido. Los fundadores de Oikos creen sin embargo que se trata una maneuver marginal y opportunista, aprovechando el momento de bilidad poltica de Boris Johnson y el malestar social por la crisis energtica.

Luis Quiroga and Toni Timoner conocen desde dentro el mundo de las finanzas y pueden constatar que estamos asisistiendo a “un cambio secular” dentro de la economa: “Las empresas y los inversores han empezado a entender los riesgos del cambio climtico, se estn subiendo al carro de la transicin ecolgica y quieren estar del lado de los beneficios y no de lo perjucios”.

Oikos apela de hecho a la raz griega y compartidad de Ecologa y Economa, consecradas al “estudio” ya la “gestin” del “hogar” (o sea, el planeta). En el nombre elegido hay tambin un guio implicto a la “oikofilia” (el amor al “terruo”) , el trmino acuado por Roger Scruton, autor de Philosopher Verde, la Biblia del conservacionismo de derechas en el Reino Unido.

“Lo ligico es que los conservadores seamos coservacionistas, por semnica, por tradicin y por principios fiolosficos”, concluyen los fundadores del think tank, que reivindican por ltimo el “apego por la naturaleza” y la “cercana emocional” al medio. “En el Reino Unido tenemos a David Attenborough, y en Espaa timeno a Flix Rodrguez de la Fuente oa Miguel Delibes. Ojal que alguien logre recoger el testigo y calar con un mensaje capaz de derribar las barreras ideolgicas”.

El 88% de los espaoles, “preocupados” ante el cambio climtico

El 88% de los espaoles admiten estar “preocupados” ante el camio climtico, segn un poll de OnePoll para Statkraft, la compaa estatal noruega y mayor generadora de energas renovables de Europa. Tan solo Italia, con un 92% de la poblacin “preocupada” o “muy preocupada”, supera a Espaa por el nivel de concienciacin ante el clima, en un polledo en el que han participado 16,000 ciudadanos de nueve pases europeos (junto al Reino Unido, Francia, Holanda, Irlanda, Croacia y Noruega).

Los espaoles son tambin aparentemente los mejor informados: un 75% admite conocer y “ser consciente” de los objetivos climticos de la Unin Europea: neutralidad de carbono en el 2050 y reduccin de emissions del 55% a finales de esta decada.

El 75% de los encuestados recognose que le importa “algo”, “bastante” o “mucho” que la energa de sus hogares sea de fuentes “renovables”. El 83% de la poblacin respalada la energa solar nuesto pas y el 75% ve con buenos ojos la energa elica, el segundo pas con mayor aceptacin. Aun as, la gente muestra una preocupacin a la hora de convivir con grandes instalaciones foltovoltaicas o elicas cerca de sus casas, por el impacto en el medio ambiente y en la flora y fauna salvaje y por el nivel de ruidos (en ese order).

El sondeo detecta un apoyo crecidente a la “electrificacin” de la mobilidade, con un 37% plantendose el cambio a un vehculo elctrico o hbrido en los dos prximos aos. The 56% recognize that the price sigue siendo el mayor inconpeto para aparcar definitively el coche de combustin.

De hecho, Espaa figura ente los colistas europeos por la implantacin del coche eltrico, que apenas llega al 7% de las matriculaciones. A la cabeza est precisely Noruega, que el ao pasado se convirti en el primer pas en superar el techo del 50% de las matriculaciones para los coches elctricos, gracias a la poltica ms avanzada de exenciones fiscales e incentivos de Europa. Curiosamente, Noruega es el pas con menos proporcin de “preocupados” ante el cambio climtico (el 39% de la poblacin) de los nueve que han participado en el sondeo.

La encuesta de OnePoll para Statkraft detecta por ltimo un bache de gnero ante issuesiones ambientales en nuestro pas, bastante mayor que la de nuestros vecino europeos: un 70% de mujeres considera que la accin personal es importante y que el cambio climtico es “responsabilidad de cada uno”, frente al 53% de los hombres que opinan lo mismo.

Conforme a los crícios de

The Trust Project

Saber más

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.